Cáncer y Covid-19: mantener la calma ante los cambios durante el tratamiento

Hacer frente a los tratamientos contra el cáncer e s siempre un desafío y un momento difícil. Ahora que siguen vigentes algunas restricciones en la atención sanitaria, puede parecer que estamos en medio de una tormenta. Muchos tratamientos contra el cáncer deben modificarse o retrasarse, y esto puede provocar miedo, ansiedad y preocupación.

Sin embargo, ten la tranquilidad de saber que el equipo multidiciplinar que te atiende hará todo lo posible para asegurarse de que te sometas a todas las pruebas y tratamientos que necesitas para que tu cáncer se cure o controle. Los médicos y las enfermeras se reúnen en equipos para decidir el mejor tratamiento para cada persona, y estas reuniones continúan incluso a distancia. Tu equipo considerará cuidadosamente el riesgo de que contraigas  y enfermes por el coronavirus y lo comparará con la necesidad de que recibas ciertos tratamientos para tu cáncer.

Algunas personas tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente si contraen el coronavirus. Esto puede deberse al tipo de cáncer o a su tratamiento. Si esta es tu situación, te aconsejamos que te quedes la mayor parte del tiempo en casa y solo salgas por motivos imprescindibles. Esto puede parecer imposible, pero es para reducir el riesgo de que entres en contacto con el coronavirus. Puede ser muy difícil permanecer en casa durante tanto tiempo, especialmente si no tienes jardín, balcón o espacio al aire libre.

Retrasar el tratamiento

Con algunos cánceres de crecimiento muy lento, tus médicos pueden decidir que no necesitan comenzar tu tratamiento de inmediato. Solo harán esto si consideran que es más seguro monitorear la evolución del tumor durante un tiempo hasta que el riesgo de coronavirus disminuya. Esto puede hacer que sientas ansiedad o miedo de que el cáncer crezca y se propague, pero si existe el riesgo de que suceda, tus médicos no retrasarán tu tratamiento. Si esto te preocupa, habla con el equipo que te atiende  También puedes venir a Kālida y recibir apoyo para tratar el miedo y la ansiedad.

 Durante el tratamiento

Una vez que has comenzado el tratamiento, por lo general debes ir al hospital con bastante frecuencia para que te lo administren y hacerte análisis de sangre o escáneres. Durante las restricciones a causa del coronavirus, los equipos médicos están encontrando formas de minimizar la cantidad de veces que necesitas ir al hospital. Por lo tanto, es posible que hablen contigo por teléfono o en una videollamada en lugar de tener una cita presencial.

A veces puede resultar difícil comprender la información a distancia que te transmite el equipo médico. No dudes en hacer todas las preguntas que necesites para aclarar cualquier duda que puedas tener. También puedes preguntarle al médico de antemano si puedes grabar la llamada para que posteriormente puedas escucharla y disponer de más tiempo para comprender lo que te ha transmitido.

Formas de recibir tu tratamiento

Tu médico te recomendará que recibas tratamiento con comprimidos o cápsulas siempre que sea posible. Esto es para que puedas recibirlo en casa en lugar de tener que ir al hospital para que te administren el tratamiento por goteo. Es posible que te sientas preocupado si te proponen este tipo de cambios a mitad de tu plan de tratamiento. Pero recuerda que el equipo médico siempre te ofrecerá el tratamiento más eficaz posible, evitando riesgos.

 Detener el tratamiento antes de lo previsto

En algunos casos, tu equipo médico puede sugerirte que suspendas el tratamiento farmacológico un poco antes de lo planeado. Cuando esto sucede, normalmente es para evitar riesgos innecesarios cuando tienes menor resistencia a las infecciones. Si esto te preocupa, habla con tu enfermera especialista u oncólogo/hematólogo para que puedan explicarte tu situación particular y tranquilizarte.

 Contactar con tu equipo médico

A causa de la Covid-19, muchas veces los hospitales han tenido que reorganizar sus servicios y puede llevarte más tiempo de lo habitual comunicarte con tus enfermeras y médicos, pero sigue intentándolo. El hospital te dará un número al que puedes llamar si tienes preguntas después de las visitas. Asegúrate de saber con quién puedes comunicarte y mantente en contacto cercano con ellos

 Ir al hospital

Cuando vayas al hospital para hacerte pruebas o tratamientos, el personal sanitario hará todo lo posible para reducir el riesgo de infección por coronavirus. Te recomendará que te laves las manos cuando entres en el hospital o cuando te vayas (o que uses gel hidroalcohólico para manos que encontrarás en todas las entradas del centro sanitario); que mantengas una  mayor distancia física de la habitual con médicos, enfermeras, personal administrativo u otros pacientes; todos deberéis usar equipos de protección -mascarilla, guantes…-, lo cual te puede resultar incómodo.

Algunos hospitales  han dispuesto un sistema de circulación unidireccional para reducir la posibilidad de que las personas se acerquen demasiado entre ellas. También es probable que no permitan que te acompañe otra persona. Todos estos protocolos pueden generarte incomodidad, confusión, y hacer que te sientas muy solo/a.

Aprendiendo a mantener la calma

Todos los cambios provocan incertidumbre, y cuando eso sucede durante un proceso oncológico, pueden amplificarse. Es natural sentirse asustado/a, triste o solo/a. Consulta nuestra página sobre cómo gestionar las emociones para obtener consejos sobre como afrontarlo. Además, recuerda que siempre serás bienvenido/a para hablar con nosotros en Kālida y compartir tus experiencias. Estamos tomando todas las medidas de prevención necesarias para que vengas personalmente si así lo deseas. Si no puedes pasarte, siempre puedes contactarnos por e-mail kalida.santpau@fundaciokalida como por teléfono al 93 050 23 23.

Contenido elaborado por el equipo de profesionales de Maggie ‘s Centres, de cuya red internacional forma parte Kālida.

RELACIONATS

Menú