• Pocos proyectos de carácter solidario, sin ánimo de lucro, pueden hacerse realidad sin el apoyo de los voluntarios. Dos de ellos explican por qué vale la pena destinar parte de su tiempo a ayudar a los demás.
  • No importa la edad, ni la formación… no hay categorías ni jerarquías, todos son iguales a la hora de ayudar. En el voluntariado la persona se olvida de quién es y se dedica a los demás.

Barcelona, diciembre de 2018.-  Barcelona conoce muy bien el valor de los voluntarios, incluso les ha dedicado un monumento porque sin ellos los J.J.O.O. de 92 hubieran brillado menos. Si su presencia es fundamental en grandes acontecimientos, cuando se trata de proyectos solidarios y sin ánimo de lucro, su apoyo es imprescindible. Los voluntarios representan la prolongación de un equipo en tareas que le permiten llegar más allá de lo imaginable.

La paz y el desarrollo sostenible en el mundo necesitan a los voluntarios, afirma la resolución de la O.N.U. que invita a los gobiernos a celebrar todos los años, el 5 de diciembre, un Día Internacional de los Voluntarios para el Desarrollo Económico y Social.

Miembros fundamentales del equipo de trabajo de Kālida 

Ha sido un grupo tenaz de voluntarios el que ha conseguido que el centro Kālida Sant Pau sea realidad y que hoy siga creciendo con su refuerzo infatigable.

Las personas voluntarias son miembros fundamentales de nuestro equipo de trabajo”, explica Joan Reventós, director de Fundació Kālida. “Su rol como anfitriones, dando la bienvenida, es clave para que las personas con cáncer, familiares o cuidadores que acuden a nuestros centros se sientan valoradas, atendidas y escuchadas”, reafirma.

Kālida, de forma abierta y gratuita, proporciona soporte práctico, social y emocional, a las personas que conviven con cáncer y que lo necesitan.

Dedicar tiempo a los demás es gratificante 

Rafa Peces y Julia Liebich conocieron el Proyecto Kālida y se enamoraron al instante. Desde entonces, son voluntarios y nos explican por qué:

Rafa Peces, voluntario de la Fundación Kālida

Rafa Peces, ejecutivo: “Encontrar tiempo para dedicarlo a la acción social no me supone ningún esfuerzo, todo lo contrario. Ayudar tiene un retorno infinito”

Conocedor del mundo de la empresa desde puestos de gran responsabilidad, -ha sido CEO de Blue Sun y director general en empresas de fabricantes de gran consumo o del sector del retail-, actualmente se dedica a la asesoría y consultoría externas. “Aunque me he dedicado al mundo de la empresa, no todo tiene que tener un precio”, nos dice.

Escuchar a oncólogos muy reconocidos insistiendo en la necesidad de los servicios que ofrece lida, me convenció para colaborar con ellos y lo hago en cualquier tarea que me soliciten”, afirma. Entusiasta y vital, confiesa: “Todo el mundo debería probarlo, y entenderían lo bien que se siente uno cuando da sin esperar nada a cambio.”

Julia Liebich, voluntaria de la Fundación Kālida /

Julia Liebich, coach: Me motiva la idea de que un par de horas de mi tiempo libre puedan llegar a tener un impacto importante en la vida de otra persona”

Formadora y coach, imparte cursos de resolución de conflicto y gestión de equipo en universidades e institutos formativos en Berlín y Barcelona: “Poder unir fuerzas con profesionales de diferentes sectores para apoyar la visión innovadora de Kālida ha sido una experiencia transformadora”, comenta.

La colaboración con esta fundación en tareas organizativas y búsqueda de fondos es su primera acción como voluntaria: “Es conmovedor –apunta-. Desde que he comenzado en Kālida este año, he aceptado aún más responsabilidades para organizaciones sin fines de lucro. No me supone mucho esfuerzo. Por otro lado, trabajar con el equipo de Kālida es inspirador”.

Abierta la selección de voluntarios para el centro Kālida Sant Pau

Cuando  faltan  pocos  meses  para  la  inauguración de su edificio definitivo -actualmente ofrece sus servicios en un pabellón del recinto histórico del Hospital de Sant Pau- Kālida busca a un grupo reducido de voluntarios (entre 5-10 personas) para ayudar tanto en la adecuación final del espacio arquitectónico, proyectado por Benedetta Tagliabue y con diseño de interiores de Patricia Urquiola, como en la bienvenida, recepción y acompañamiento a las personas que acudan.

Junto al equipo profesional de asistencia del centro, los voluntarios establecerán las bases del modelo innovador de atención psicosocial integral que pretende desplegar la Fundació.

Los interesados pueden encontrar en la página web la oferta que da inicio al Plan de Voluntariado de la Fundación Kālida con los detalles para poder inscribirse.

Más información: https://www.fundaciokalida.org/qui-som-3-2-2-3-3-2-2/

Acerca de:

Fundación Kālida, constituida en 2016 en Barcelona con el impulso de la Fundació Privada Nous Cims y la Fundació Privada Hospital de Santa Creu i Sant Pau, Kālida promueve  un modelo de asistencia psicosocial para pacientes con cáncer en el que lo principal es la persona. Su objetivo es crear centros, situados a pocos metros de los Servicios de Oncología de hospitales públicos de referencia en tratamientos del cáncer, con espacios para acoger y acompañar a las personas que lo necesiten y a sus familiares, amigos o cuidadores. Kālida se inspira en el modelo de atención psicosocial de la ONG escocesa Maggie’s, de cuya red internacional forma parte. El primer centro en inaugurarse será Kālida Sant Pau, que abrirá sus puertas durant el primer trimestre del 2019 en el recinto del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Contacto con prensa
María Pía Rodríguez del Pozo
Responsable de Captación de Fondos y Comunicación
Tel.935 565 731
hola@www.fundaciokalida.org

, , , ,

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú