Técnicas de Relajación, un complemento idóneo de los tratamientos oncológicos

  • Personas con cáncer reciben clases de relajación, en Kālida Sant Pau, para paliar los efectos de los tratamientos

Barcelona, junio 2018.- Los síntomas más frecuentes en un proceso oncológico son el cansancio y la fatiga, a los que se pueden sumar  dificultades para dormir y, con cierta frecuencia, malestar emocional  que se puede manifestar en forma de miedo o tristeza y malestar psicológico con síntomas como ansiedad o pensamientos anticipatorios. Aplicar técnicas de relajación, dirigidas por un profesional, puede ayudar a minimizarlos.

Siempre que el estado de salud de la persona lo permita, practicar  determinados tipos de relajación beneficiará al organismo porque hará que se reduzcan la tensión física y/o psíquica, el malestar general, la ansiedad y el estrés.

 Esther Margarit de Miguel, enfermera y psicóloga especializada en oncología, es la responsable de dirigir las sesiones de relajación que Kālida Sant Pau ha organizado para personas con cáncer, a las que también pueden asistir cuidadores y familiares. “En general, estas técnicas y los beneficios que se derivan de ellas, favorecen una mejora de la calidad de vida que se refleja en el estado de ánimo de la persona y en el de su entorno más cercano”, comenta.

Las técnicas más idóneas para sentirse bien

Margarit explica que en estas clasesse abordan diferentes técnicas, algunas de ellas sencillas pero efectivas, para conseguir paliar o mejorar los efectos secundarios del tratamiento médico. Entre ellas el control de la respiración, “la práctica de la respiración profunda ofrece beneficios tales como reducción de nauseas o mejoría del dolor muscular a lo largo del proceso oncológico”, explica.

Por su parte, la Relajación diferencial, que consiste en realizar breves ejercicios musculares de tensión-relajación, es efectiva para tomar consciencia de las tensiones corporales y así contribuir en la disminución o control del dolor.

La Imaginación guiada es una forma de visualización que requiere capacidad de concentración y que permite alcanzar niveles más profundos de relajación en menos tiempo. “La persona imagina escenas, sonidos, olores… asociados con un ambiente relajado, placentero y seguro, que favorecen sentimientos de tranquilidad y sosiego, algo muy importante en este momento de sus vidas”, añade.

Por último, la meditación es también un recurso muy efectivo para paliar algunos efectos del cáncer. Uno de sus cometidos es serenar la mente y las emociones, por eso con la práctica continuada ayuda a mejora el estado de ánimo, a ser más positivas, a reducir la tensión que les produce su estado, a prevenir el insomnio y, además, a fortalecer la capacidad de recuperación de su cuerpo.

Para Joan Reventós, director de Fundació Kālida, “estas técnicas, unidas a informaciones prácticas sobre nutrición, yoga oncológico y a sesiones de apoyo emocional individual y grupal, son una parte de la labor que nos hemos fijado en Kālida Sant Pau, desde donde queremos acompañar a las personas que viven un proceso oncológico, a sus familiares y cuidadores”, comenta.

Las sesiones de relajación se realizan todos los martes en el Pabellón Santa Victoria, del Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau.

*Esther Margarit de Miguel es Diplomada en Enfermería y Máster en Enfermería Oncológica. Posteriormente se licencia en Psicología, estudios que completa con un Máster de investigación en Psicología de la Salud, actualmente está cursando el Doctorado de esta misma disciplina.

Ha trabajado como enfermera en oncología y hematología durante 10 años en distintas unidades del Hospital Germans Trias i Pujol y ha dedicado tres años a la Investigación en Psicodermatología, realizando y desarrollando ensayos clínicos y estudios con pacientes en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

Acerca de:

Fundación Kālida, constituida en 2016 en Barcelona con el impulso de la Fundació Privada Nous Cims y la Fundació Privada Hospital de Santa Creu i Sant Pau, Kālida promueve  un modelo de asistencia psicosocial para pacientes con cáncer en el que lo principal es la persona. Su objetivo es crear centros, situados a pocos metros de los Servicios de Oncología de hospitales públicos de referencia en tratamientos del cáncer, con espacios para acoger y acompañar a las personas que lo necesiten y a sus familiares, amigos o cuidadores. Kālida se inspira en el modelo de atención psicosocial de la ONG escocesa Maggie’s, de cuya red internacional forma parte. El primer centro en inaugurarse será Kālida Sant Pau, que abrirá sus puertas a principios del 2019 en el recinto del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Contacto con prensa
María Pía Rodríguez del Pozo
Responsable de Captación de Fondos y Comunicación
Tel.935 565 731
hola@www.fundaciokalida.org

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú