Vivir solo cuando tienes cáncer

  1. Inici
  2. /
  3. Cómo te ayudamos
  4. /
  5. Cáncer y relaciones sociales
  6. /
  7. Vivir solo cuando tienes cáncer

Si tienes cáncer y vives solo, probablemente te preocupe cómo gestionarás el proceso oncológico, porque es abrumador recibir el diagnóstico y planificar un tratamiento, incluso si normalmente eres independiente y afrontas la situación. Vivir solo y además vivir con cáncer requiere de ciertas estrategias para hacer la situación más gobernable.

En realidad se puede vivir con cáncer solo. Aproximadamente una de cada cuatro personas con cáncer vive sola en casa. La situación es manejable, pero necesitas más planificación y averiguar quién te puede ayudar, sean familiares, amigos o el equipo de atención médica. Si les informas desde el principio, les permite encontrar la mejor manera de darte apoyo.

En esta página obtendrás información para afrontar vivir con cáncer en soledad. Te ayudaremos a mantener tu independencia para que resuelvas los aspectos cotidianos del tratamiento, incluida la forma en que Kālida te apoya.

Cuando recibes el diagnóstico es, emocionalmente, un momento de mucha soledad. Da igual si eres muy o poco independiente, porque tratas de comprender tu solo el diagnóstico, gestionar las citas y los tratamientos y, sobre todo, pensar en «qué pasará si…”, aunque vivas cerca de familiares y amigos que se preocupan por ti o mantengas una comunicación fluida por teléfono o las redes sociales.

Habrá momentos clave durante el tratamiento y después, en los que otros pueden intervenir y ayudar. Es útil planificar con anterioridad a qué personas acudir o llamar cuando tienes un día difícil, física, práctica o emocionalmente.

Se puede vivir con cáncer cuando vives solo

Si vives solo ya tienes habilidades y estrategias para afrontar la soledad, aunque al principio es natural que te sientas abrumado. A continuación, consejos e ideas para ayudarte:

  • Si puedes, acude acompañado a las citas. A menudo hay una gran cantidad de información que absorber y tener a alguien al lado puede ayudarte a tomar notas y hacer preguntas.
  • Habla con familiares, amigos y colegas sobre el diagnóstico. Si eres una persona reservada, te costará, pero cuando lo sepan, obtendrás ayuda y apoyo. Y decide a qué contactos de emergencia avisar mientras estás en tratamiento.
  • Informa de que vives solo al equipo de atención médica: explica cualquier inquietud que tengas acerca del tratamiento y pregunta qué apoyo te pueden ofrecer. A veces, en algunos de los procedimientos hospitalarios, necesitarás tener a alguien contigo durante las siguientes 24 horas. Analiza con el equipo médico cómo se puede gestionar esto.
  • Acepta las ofertas de ayuda: el tratamiento del cáncer es manejable en muchos casos, incluso cuando vives solo. Sin embargo, acepta y pide ayuda, y planifica las tareas que cada persona pueda asumir. Pueden ser visitarte, ayudarte con las comidas, llevarte y traerte del hospital, recoger recetas, etcétera. Cuando las personas saben qué es lo que pueden hacer, se centran en su tarea.
  • Prepárate al máximo antes de empezar el tratamiento: ten a mano una lista de números de teléfono importantes en el móvil o junto al fijo en casa. Prepara comida para congelar y/o compra alimentos preparados de buena calidad. Si tienes un amigo o un familiar que pueda quedarse contigo los primeros días de tratamiento, será reconfortante.
  • Pregunta sobre la ayuda voluntaria disponible en tu zona: muchas zonas ahora tienen algún servicio de “buen vecino”, que ofrece ayuda práctica para personas que viven solas: con las compras, recogida de recetas, cuidado de mascotas, transporte, etc.
  • Si trabajas, explica a tus jefes y colegas lo que sucede. Y si te preocupan las finanzas, hay subsidios y subvenciones disponibles. Los asesores en soporte oncológico de Kālida pueden ayudarte a gestionar el papeleo burocrático o también puedes consultar nuestra página o blogs.
  • Convivir solo con el cáncer a veces te aísla socialmente y a menudo te sientes más vulnerable. Si participas en las redes sociales o hablas con amigos regularmente por teléfono, te sentirás más conectado.
  • Kālida es un buen lugar para buscar apoyo práctico y emocional, porque significa que tomas el control, te ayudas a ti mismo y a quienes te rodean a superar la experiencia del cáncer y a descubrir cuál podría ser la nueva «normalidad». Aquí encontrarás otras personas en tu misma situación con las cuales compartir lo que te está pasando y cómo vivir con el cáncer. También puedes unirte a nuestros foros en línea y blogs, donde otras personas pueden ofrecer apoyo y ánimo.
Cuándo pedir más ayuda

El tratamiento del cáncer es agotador y, en ocasiones, vivir solo y con cáncer es un desafío. Si tienes dificultades para gestionar las cosas por tu cuenta, informa al médico de cabecera y al equipo de atención médica. Es posible que puedan organizar más apoyo para que puedas seguir en casa.

Si te sientes aislado, deprimido o preocupado. Si tu estado de ánimo es bajo, te sientes retraído o no sabes cómo gestionar el día a día, habla con el médico o enfermero especialista, ya que pueden derivarte a asesoramiento. También puedes visitar Kālida y hablar con nuestros especialistas en soporte psicooncológico sobre cómo vivir con cáncer estando solo.

Kālida está aquí contigo

Si deseas obtener más ayuda, apoyo e información para afrontar el cáncer en soledad antes, durante y después del tratamiento, de manera gratuita, estamos aquí para acompañarte.

Pásate por Kālida cuando quieras sin necesidad de pedir cita. Nuestro equipo de soporte oncológico – enfermeras especializadas en cáncer, asesores sociales y psicooncólogas – están aquí para escuchar tus inquietudes y ofrecerte la ayuda que necesites.

CONTACTA CON NOSOTROS

En la Fundación contra el Cáncer Kālida estamos aquí para acompañarte, tanto si te han diagnosticado un cáncer, si esperas resultados, has sufrido una recaída, estás en tratamiento o eres familiar de una persona con cáncer

null

Llama al 930 502 323
Envíanos un email a

ARTÍCULOS RELACIONADOS

VOCES KĀLIDA

Menú